Al día

Miele plantea las medidas más eficaces para reducir el consumo energético durante el confinamiento

La excepcional situación sanitaria que estamos viviendo por el COVID 19 y el confinamiento han disparado el gasto energético y de agua según diversos estudios. Esto implica que el coste de las facturas subirá para los consumidores, pero también que estamos aumentando nuestra huella ecológica. Por todo ello desde Miele, como marca muy comprometida desde sus orígenes con la sostenibilidad, ha recopilado algunas recomendaciones generales para reducir tanto el consumo de energía como el de agua válidas para este contexto, pero también en un futuro. 

Miele, la marca alemana líder de electrodomésticos prémium, ha recopilado una serie de recomendaciones para reducir la huella energética de nuestros hogares ahora que pasamos tanto tiempo en casa. Individualmente cada persona puede hacer pequeños gestos que contribuyan a reducir su huella ecológica y que, además, repercutirán en sus facturas de luz y electricidad.

Pero estos consejos, no siempre conocidos por el consumidor y claves en el contexto actual, son además válidos para aplicarlos en cualquier momento. Incorporándolos ahora y asumiéndolos como nuevos hábitos de utilización de los electrodomésticos, estos conseguirán utilizarlos también cuando la situación se haya normalizado. Se conseguiría así reducir la huella ecológica en el día a día para cuidar el planeta, ya que no hay que olvidar que el gasto excesivo de energía tiene un fuerte impacto sobre dicha huella.

Claves para reducir el consumo energético relacionadas con los electrodomésticos

Sólo con que cada persona aplique estos pequeños gestos en su rutina diaria, se estará reduciendo el consumo y rebajando las facturas, por lo que conviene tenerlos muy en cuenta:

1- Respecto al uso del frigorífico, es recomendable que cuando alguien vaya a cocinar piense previamente todos los ingredientes que va a utilizar y sacarlos de una sola vez, para no tener que estar abriendo y cerrando la puerta (algo que modifica la temperatura interior y requiere mucho consumo por parte del aparato para recuperarlo).

 

2- Por otro lado, muchos frigoríficos disponen de una función que permite bajar la temperatura de forma temporal, y que en el caso de Miele se llama SuperCool. Realizar este pequeño gesto antes de realizar la compra, activando la opción, evita el exceso de pérdida de energía al volver a llenarlo con los productos adquiridos. También se puede aplicar al congelador, Miele ofrece la opción SuperFrost.

 

3- En relación tanto a lavadora como al lavavajillas, siempre que estos dispongan de un programa automático, el consumidor debe intentar utilizarlo ya que dicho tipo de programa está diseñado para ajustar el agua y la energía a la carga que se está lavando en cada momento.

 

4- Además, en el caso concreto del lavavajillas, se suele cometer un error muy común que es enjuagar la vajilla o cristalería antes de cargarla. Este enjuague consume un agua extra no necesaria, ya que el lavavajillas debe ser capaz de eliminar la suciedad por si mismo y, además, cuando eliminamos las manchas o grasas estamos haciendo que el detergente sea menos efectivo.

 

5- Por otro lado, utilizar el lavavajillas para limpiar elementos como los filtros de las campañas extractoras o los cajones de los frigoríficos e incluso algunos juguetes de los niños (metidos en una bolsa adecuada) permite también ahorrar agua, energía y obtener una limpieza y desinfección mucho más eficiente.

 

6- En el caso concreto de la lavadora es importante tener en cuenta que el centrifugado es conveniente realizarlo a toda la potencia que permita la etiqueta de la prenda, de forma que esta no se deteriore, pero esté lo más seca posible antes de meterla en la secadora (reduciendo así la energía que esta utiliza) o de tenderla en espacios de la casa donde la humedad pueda reducir la temperatura establecida en la calefacción.

 

7- Por último, y aunque no esté tan ligado al consumo energético, es importante dosificar bien la cantidad de detergente que se usa tanto en la lavadora como en el lavavajillas. Tendemos a poner más del de la cuenta, y esto supone más consumo de agua caliente para el aclarado, además del uso y gasto de un producto que no es necesario. Para evitarlo Miele cuenta con el sistema de dosificación automática inteligente TwinDos en el caso de las lavadoras y el primer lavavajillas con auto dosificación automática del mundo con PowerDisk.

 

8- Cambiando de electrodoméstico, hoy en día muchos hornos permiten cocinar varios platos a la vez. En el caso de Miele, a través de su Aire caliente plus, se pueden incluso mezclar platos salados y postres sin que se mezclen olores o sabores. De nuevo un poco de planificación ayuda no sólo a reducir energía, sino a optimizar el tiempo.

Si se tiene que adquirir un nuevo aparato, como recomendación general Miele aconseja que se busque siempre el que cuente con una certificación más eficiente dentro de su categoría. La práctica totalidad de la gama de la marca alemana está homologada por los organismos reguladores con la mayor certificación energética, estando entre las mejores del mercado, y superando los estándares. Por ejemplo, sus lavadoras llegan a consumir hasta un 50% menos que la clase A+++.

 

Otro punto para tener muy en cuenta si lo que nos estamos planteando la adquisición de un nuevo aparato es tener en cuenta la calidad y durabilidad de este. Miele es el único fabricante del sector que testa los productos para una vida útil equivalente a 20 años, garantía de calidad y buen funcionamiento a largo plazo, una obsesión desde su fundación hace más de 120 años.