Al día

Luis Planas subraya el reto del sector agroalimentario para lograr la sostenibilidad social

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha inaugurado hoy la jornada “Comportamiento del sector agroalimentario ante la crisis de la COVID-19", organizado por UGT-FICA, donde ha subrayado el reto social del sector agroalimentario, para lograr no sólo más riqueza y empleo de una manera sostenible desde el punto de vista medioambiental, sino también para favorecer la sostenibilidad social y humana.

Para el ministro, el futuro del sector agroalimentario pasa por conseguir la incorporación de más jóvenes y mujeres, rompiendo la brecha de género en el medio rural. Mujeres y jóvenes que, junto al regadío eficiente y la digitalización, “forman lo que denomino el triángulo mágico, que son elementos de transformación y de futuro del conjunto de nuestro sector”.

Según ha recalcado, el futuro se logra compitiendo, “pero con trabajo digno”. Por ello, debemos trabajar para que el sector agroalimentario sea un ejemplo para conseguir la sostenibilidad social, “que una sociedad del siglo XXI tenga unos trabajadores con derechos del siglo XXI”.

En su intervención, el ministro ha señalado que esta crisis ha puesto en evidencia que el conjunto del sector agroalimentario es esencial para nuestro país la sociedad, que ha permitido que la cadena de suministro no se rompiera durante la crisis, “algo que no es fruto del azar sino del trabajo de millones de mujeres y de hombres en España, que han logrado situar al sector agroalimentario en el lugar que le corresponde”. 

Frente a estas dificultades, el ministro ha recordado que el Gobierno ha estado al lado del sector para ayudarle a reducir el impacto social y económico de la crisis sanitaria. Planas ha insistido en el comportamiento “realmente ejemplar” de los trabajadores del sector agroalimentario, que “han hecho su trabajo y lo han hecho muy bien, arriesgando su propia salud al servicio de todos”.

De cara al futuro, el ministro ha expresado la necesidad de fortalecer los servicios públicos esenciales de España, “que son los que nos están salvado en esta crisis”, como la sanidad pública, la educación, los servicios de empleo, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y todo lo referente al sector agroalimentario, para que la cadena alimentaria siga funcionando, proporcionando alimentos en cantidad y calidad suficientes.

 

ELEMENTOS DE FUTURO

Para garantizar el futuro, Planas ha señalado que el sector va a disponer de una buena Politica Agraria Común (PAC), para el periodo 2021-2027, con un presupuesto para España de 47.724 millones de euros. A ello se añade el acuerdo alcanzado recientemente en Luxemburgo para el desarrollo de la PAC, “que nos da una buena base de equilibrio entre el apoyo a la renta y la arquitectura verde”. Y para su aplicación en España, “trabajamos en un gran pacto de Estado para conseguir que agricultores y ganaderos puedan obtener los máximos beneficios de ella”.

Además, los Presupuestos Generales del Estado para 2021, en lo que se refieren al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación crecen un 10,5%. A ello se añade el Plan de recuperación, transformación y resiliencia, que en relación con el sector agroalimentario incluye elementos tan importantes para su desarrollo como el apoyo a la digitalización, la sostenibilidad de los regadíos y la sanidad animal y vegetal.  

Y en relación con la modificación de la ley de la cadena alimentaria, el ministro entiende que es necesario seguir avanzando en su equilibrio, para que todos los eslabones puedan recibir una remuneración justa por su trabajo.