Al día

El intercambio de casas se alza como uno de los modelos turísticos preferidos por los españoles, tras cerrar el verano con 250.000 pernoctaciones

El efecto negativo de la crisis motivada por la COVID-19 en el sector del turismo ha supuesto una reconfiguración del modelo turístico tradicional a favor de una campaña de verano poco prometedora, pero también el aumento de adeptos que se suman a nuevos modelos de turismo responsable que ya se han convertido en una alternativa real al turismo de masas, como el intercambio de casas.                                                                                                                                                  

Con motivo del Día Internacional del Turismo, este año marcado por una situación global inusual, HomeExchange, la comunidad nº1 de intercambio de casas a nivel global, cierra una temporada estival de gran crecimiento, con un aumento del 500% en intercambios desde el comienzo del verano con un total de 248.882 pernoctaciones. Estos datos, extraídos por la compañía, reflejan el creciente interés de los españoles por alternativas que aporten no solo una mayor seguridad y privacidad durante sus vacaciones, sino también una mayor concienciación y responsabilidad con el medioambiente y que favorezcan la recuperación de la tradición y cultura local de los destinos.

Así, las regiones que han gozado de mayor éxito entre los miembros de la comunidad desde el pasado mes de junio hasta septiembre han sido, por orden de preferencia: Cataluña, con un total de 50.937 pernoctaciones; Andalucía, que ya suma 38.003 pernoctaciones durante la época estival; en tercer lugar el País Vasco, con 24.090; le sigue la Comunidad Valenciana, registrando un total de 23.512 pernoctaciones; y en quinto puesto Baleares, un destino idílico que ha sumado 15.724 pernoctaciones hasta la fecha.

“Resulta alentador comprobar cómo la sociedad es cada vez más consciente de las alternativas que ofrece el sector turístico, ampliando las opciones hacia modelos más responsables y que, en una época como la actual, aporten la seguridad, la privacidad y la tranquilidad que los españoles necesitan”, señala Pilar Manrique, Responsable de HomeExchange en España. “El COVID-19 ha supuesto un cambio en la forma de pensar y en la manera de entender el turismo, que ha visto en el intercambio de casas el modelo perfecto para satisfacer las necesidades de los turistas dentro y fuera de nuestras fronteras”. 

Actualmente, y ante un otoño inestable que prevé posibles restricciones en los desplazamientos, la plataforma registra ya un total de 16.212 reservas de cara a los próximos meses, que muestran, además, una preferencia de destinos bastante similar a la experimentada durante los meses de verano. Así, Andalucía se alza con el primer puesto con 4.643 reservas hasta la fecha, seguida de Cataluña y Baleares, con 2.720 y 1.776 respectivamente. El cuarto y quinto puesto la ocupan la Comunidad Valenciana -1.503 reservas- y Aragón -532-.

 

El auge de las zonas rurales y el resurgir de la tradición 

La incertidumbre y limitaciones de la nueva normalidad han provocado una evolución de los intereses y necesidades turísticos de los españoles durante los últimos meses. Así, el turismo local o de proximidad, la garantía de cumplimiento de las medidas de seguridad necesarias, así como la demanda de experiencias no masivas, se han consolidado como las tendencias turísticas generales desde principios de verano.

Estas prácticas han motivado el crecimiento y predilección del intercambio de casas en zonas rurales, cuyas pernoctaciones han aumento hasta en un 12.100 % en regiones como León, o un 9.200 % en algunas zonas rurales de Galicia, con respecto a los datos del año pasado. Una tendencia que, además, ha favorecido la inmersión en la tradición y la cultura de los lugares de destino, así como la apuesta por el negocio local y el desarrollo de estas zonas.

 

Democratización del turismo responsable 

El surgimiento y necesidad de nuevos modelos turísticos más responsables no es algo derivado de la crisis sanitaria. Sin embargo, la situación actual ha motivado la búsqueda de opciones que se alejen del overtourism y los modelos tradicionales, a favor de otro tipo de experiencias que evitan que el turismo se convierta en un lujo de pocos, para pasar a ser una opción para todo tipo de personas.

En este contexto, el intercambio de casas ofrece la posibilidad a cada viajero de decidir y seleccionar la opción turística más adecuada y correcta según sus necesidades. Algo especialmente importante en un momento en el que continuará primando el slow travel en destinos locales y de proximidad, que ofrezcan la posibilidad de hacer actividades al aire. Un turismo que promueve experiencias de encuentro, de diversidad y, por encima de todo, que los viajeros se sientan siempre como en casa.