Al día

Los insectos de productos almacenados, una ruina para el negocio y la casa


Uno de los efectos secundarios del tráfico de viajeros y la globalización es la entrada de insectos de especies comunes y no tan comunes. Vienen para quedarse y suelen elegir alimentos y mercancías almacenadas para sobrevivir.

El tráfico de viajeros, mercancías y la globalización han facilitado el traspaso de nuestras fronteras a varias especies de mosquitos exóticos y desconocidos para nosotros. 

Éstos, se suman ahora a nuestra fauna autóctona de insectos, cucarachas, escarabajos, hormigas, polillas, ácaros y demás variedad de parásitos que viven, se reproducen y alimentan de productos almacenados como los de la maquinaria industrial o la comida guardada en despensas y almacenes.
 
El trasiego de estos diminutos viajeros, incluyendo las chinches de las camas, ha sido principalmente por la búsqueda de espacios cálidos y húmedos. Fieles amantes de lo ajeno, los insectos son además capaces de dañar instalaciones y equipos de producción, contaminar mercancías e incluso modificar la temperatura de los granos de harina, maíz, cebada o café impidiendo su fermentación habitual y creando moho.
 
Para las empresas esto supone una repercusión muy negativa. Perjudica su imagen, su reputación, conlleva la pérdida de productos, de la clientela y por ende, de beneficios. Pero, lo más importante, en lo que a efectos legales se refiere, es que esta situación hace incumplir la legislación y las sanciones son cuantiosas
 
No es fácil detectarlos, pero sí existen algunas señales para descubrir su presencia. Encontrarlos muertos, revoloteando o pululando por el suelo o las paredes, ver agujeros y daños en mercancías y alimentos no envasados, rastros de telarañas, heces o fragmentos de sus cuerpos son algunos indicios.
 
Jacinto Díez, Director de Marketing de Rentokil asegura: “Es tan importante identificar la existencia de una plaga como aplicar los insecticidas o métodos de control más adecuados para erradicarla. Y no olvidar nunca retirar todos los artículos infestados para que no siga propagándose”.
 
Y es que, la presencia de insectos en productos almacenados requiere disponer de un servicio que agilice la predicción, prevención y erradicación de este tipo de problemas, además de hacer limpiezas periódicas en profundidad y, si es preciso, solicitar tratamientos químicos. Igual que se realiza una limpieza general anual, es recomendable un tratamiento profesional cada uno o dos años.
 
Acerca de Rentokil
Rentokil Initial PLC, es la compañía líder en servicios de control de plagas más efectivo para empresas y particulares. Con 80 años desde su constitución, cuenta en la actualidad con más de 70.000 empleados repartidos en más de 50 países de todo el mundo. Son expertos en la erradicación de cucarachas, chinches, ratas, moscas, ratones, termitas, avispas y cualquiera de los cientos de plagas existentes. En continua expansión y crecimiento, Rentokil además continúa mejorando su estrategia de constante innovación de productos y servicios.