Al día

InLac anima a los españoles a consumir alimentos de origen nacional para impulsar la economía y el empleo en las zonas rurales

InLac promueve a través de la campaña informativa “Te lo Agradece” el consumo de alimentos lácteos de origen nacional para favorecer el relevo generacional, la continuidad del sector nacional y garantizar el futuro socioeconómico del medio rural InLac muestra a los consumidores cómo “buscar” el Origen Nacional en las etiquetas de alimentos lácteos para garantizar la sostenibilidad económica, social y ambiental en comarcas y regiones muy dependientes de la actividad láctea

La Organización Interprofesional Láctea (InLac) apela al consumo de alimentos lácteos de Origen España para fomentar el relevo generacional, garantizar la viabilidad del sector lácteo y el futuro rural a través de la campaña “Te lo Agradece”. ¿Pero saben los consumidores cómo reconocer en el etiquetado la procedencia de los alimentos lácteos que llegan a nuestra mesa?

Aunque muchos consumidores lo desconocen, ya en enero de 2019 entraba en vigor el Real Decreto 1181/2018 que obliga a los fabricantes de leche y lácteos a informar a los consumidores acerca del origen de la leche que utilizan como ingrediente para su elaboración. Esta normativa se aplica a la leche de vaca, cabra y oveja, así como a cualquier otro alimento que contenga más de 50 % de leche como ingrediente, como leche, nata, mantequillas, quesos, yogures o leches fermentadas. En estos casos, se debe indicar el país de ordeño y el país de transformación, una normativa que sigue vigente hasta nuestros días.

“Identificar el origen nacional es muy fácil. Solo hay que fijarse en el etiquetado y en los envases, que deben indicarlo claramente. En algunos casos, el logo “3 al día” nos ayudará a conocer el origen es español. ¿Y por qué 3 al día? Porque es la recomendación de consumo medio que recomienda la evidencia médica y científica: 3 raciones entre leche, queso o yogur, para llevar una vida saludable y prevenir enfermedades”, ha recordado la directora gerente de InLac, Nuria María Arribas.

Actualmente, la entrada de leche y lácteos foráneos en nuestro país arroja cifras impactantes. En 2023, por ejemplo, se comercializaron en España un total de 893.000 toneladas procedentes del extranjero, el dato más alto de los últimos 10 años, frente a las 538.000 exportadas por las cooperativas e industrias nacionales. Nuestro país importa muchos más lácteos de los que exporta, con un saldo comercial negativo superior a los 1.065 millones de euros en 2023. En concreto, España importó lácteos el pasado año por valor de más de 2.727,5 millones de euros.

“Consumir lácteos de origen nacional es la vía adecuada para asegurar el futuro de los profesionales del sector y los ecosistemas rurales y luchar contra el avance de la España Vaciada”, apunta Arribas, quien puntualiza que “el origen sí importa, por muchas razones”. “El consumidor debe reconocerse el valor que hay detrás de cada vaso de leche, yogur o trozo de queso. Al respaldar a nuestro sector productor y transformador eligiendo lácteos españoles, no solo estamos preservando nuestra cultura e identidad gastronómica, sino que, además, apoyamos la economía de las zonas rurales”, especifica la directora gerente. Además -prosigue Arribas- son alimentos muy saludables, de proximidad, indicado para todas las etapas de la vida. “El consumo de al menos 3 lácteos al día es la recomendación que hacen los expertos, la sociedad médica y también la Fundación Española de la Nutrición (FEN). Los lácteos son alimentos situados en la base de la pirámide nutricional, fuente de nutrientes esenciales para el organismo y en el marco de una dieta variada y equilibrada, contribuyen a tener un hábito de consumo saludable”, añaden desde InLac.

Economía y empleo: en cifras

La economía, el empleo y la sostenibilidad de amplias zonas rurales depende del sector lácteo vacuno, ovino o caprino, especialmente en Galicia, Cantabria, Asturias, Andalucía, Castilla y León o Castilla-La Mancha, por citar sólo algunos ejemplos, aunque la actividad es relevante en prácticamente todo el territorio peninsular e insular. En líneas generales, la cadena de producción, transformación y comercialización factura en torno a 12.700 millones de euros al año y genera más de 70.000 empleos directos. El sector cuenta, además, con unos 1.700 centros autorizados para la recogida y transformación de leche. A lo largo de 2023, de media, 17.100 ganaderos realizaron entregas de leche, de los cuales 10.300 son de vaca, 2.800 de oveja y 4.000 de cabra.

Mientras tanto, la industria láctea tiene un papel relevante en el sistema alimentario debido a la amplia gama de alimentos que elabora tanto para su consumo directo como para su incorporación como ingredientes en la fabricación de otros alimentos. Genera unos 10.700 millones de euros al año, lo que supone el 8,80% de la actividad de la industria de alimentación y bebidas españolas, y emplea a unas 27.300 personas, el 7,29% del empleo de la industria alimentaria.

Beneficios de los lácteos: 3 raciones al día

Tomar una media de 3 lácteos al día. Este es el mensaje que promueve desde hace años la Organización Interprofesional Láctea (InLac), avalado por diferentes investigaciones científicas de máximo rigor y objetividad (la prestigiosa publicación internacional “ADVANCES IN NUTRITION” es un buen ejemplo de la recopilación de los principales artículos científicos publicados sobre ello de la mano de Ángel Gil y Rosa M. Ortega).

Los lácteos son alimentos situados en la base de la pirámide nutricional que han formado parte de nuestras saludables dietas mediterránea y atlántica, en un país que figura entre los más longevos del mundo y con mejor esperanza de vida a nivel global.

Más del 60% del calcio de la dieta española procede del consumo de leche y los lácteos, pero una parte de los españoles están abandonando su consumo, influenciados por modas alimentarias poco rigurosas científicamente en favor de otros productos que no cuentan con los mismos beneficios. Las evidencias saludables derivadas del consumo habitual de alimentos lácteos cuenta con el respaldo de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), la Fundación Iberoamericana de Nutrición (Finut) o la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (Fesnad), entre otros organismos.