Hoy 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua… ¿Te apuntas a la cosmética Water-free?

El lema elegido por Naciones Unidas para este año es: “el valor del agua”. No puede ser más acertado porque es un recurso cada vez más escaso.
Menos del 1% del agua del planeta es potable y viven privados de ella nada menos que 748 millones de personas, así que urge concienciarnos para
fomentar una gestión sostenible y responsable de este elemento vital.

Aunque la industria cosmética también está adoptando medidas para optimizar el uso de H2O y reducir su consumo, todavía son muchas las empresas que siguen empleando miles de litros de agua en el proceso de fabricación de sus productos. Mientras, la sequía del planeta ya afecta a dos terceras partes de la población mundial. Así que ahorrar agua es un problema que debe ser prioritario para todos. Conscientes de este problema hay una tendencia en belleza que está triunfando en muchos países: la cosmética water-free, o lo que es lo mismo, productos que están formulados sin agua. ¿A qué obedece este boom? “A la conciencia ecológica y responsable de muchas consumidoras sobre el impacto medioambiental que la industria cosmética está teniendo sobre el consumo de los recursos hídricos del planeta”, afirma Mar Sieira, farmacéutica y CEO de la firma Sarah Becquer.

Hay muchos gestos que repetimos a diario con los que podemos ahorrar agua. No sólo al cerrar la ducha mientras te enjabonas o te cepillas los
dientes, también lo puedes hacer seleccionando los productos de belleza e higiene que utilizas a diario. Si lees con detenimiento la etiqueta de los
numerosos cosméticos que acumulas en la estantería del cuarto de baño, comprobarás que en el listado de ingredientes, en el INCI, en el que figuran
en orden de mayor a menor en función de su concentración, en la mayoría de ellos, el primero que aparece es aqua o water. Para que te hagas una
idea, un crema puede contener hasta un 80% de agua en su fórmula, porcentaje que se eleva hasta más del 90% en un champú o un gel.

A la vista de este derroche hídrico, la tendencia de la cosmética Waterfree o productos cosméticos formulados sin prácticamente contenido en agua, está experimentando una gran auge porque “cuidan la piel y también el planeta” explica Mar Sieira. A la ventaja medioambiental de un estilo de vida más sostenible, en el uso este tipo de productos, también hay que sumarle otros beneficios para la salud de la piel. Estos productos water-free al ser muy concentrados, ya sea en forma de aceites, cremas o polvos de maquillaje, reducen al mínimo la presencia de conservantes en sus fórmulas, respecto a la cosmética convencional. “ El agua es un ingrediente base que se contamina muy fácilmente y se convierte en caldo de cultivo de bacterias y otros microorganismos. Esto hace que la presencia de conservantes sea esencial en este tipo de fórmulas”, sostiene esta farmacéutica. Pero añade que “estos conservantes que destruyen las bacterias y hongos de las fórmulas, además, de afectar a la microbiota de la piel, pueden, en algunos casos, provocar efectos adversos como irritaciones o alergias”, concluye.

¿Qué sustituye al agua en las fórmulas water-free? En el caso de las fórmulas de Sarah Becquer se trata de aceites vegetales de tacto seco “ Tienen la capacidad de reforzar las membranas celulares, tan alteradas ahora por el uso continuo de las mascarillas protectoras, además de impedir el pérdida de agua transepidérmica, es decir, su deshidratación, al tiempo que aportan oligoelementos, vitaminas, ácidos grasos esenciales y antioxidantes” afirma Mar Sieira. Los aceites que formula, water-free, le permiten incorporar incluso potentes activos antiedad como el retinol “ permitiendo que sea tolerado por todo tipo de pieles, incluidas sensibles” , explica. Esta experta también está decidida a acabar con el falso mito de que los aceites no son aptos para las pieles grasas. “Si el aceite es de calidad y es un aceite ligero, no comedogénico, podemos desterrar este mito infundado porque incluso ayudan a regular la producción de sebo, reducen el ácné y el maskné. Creo que no hay que centrarse tanto en las texturas como en los activos”, concluye.

Son muchos los beneficios de eliminar el agua de las fórmulas cosméticas, no sólo para la piel, sino también para preservar y usar con responsabilidad
este bien tan preciado y escaso… ¿te apuntas a la cosmética water-free?