Ahora que el termómetro se ha disparado, ha llegado el momento de refrescarse.

Consejos para refrescar la piel con la rutina de ducha:

Date una ducha (de agua tibia)

Una ducha de agua tibia es la mejor manera de mantener el cuerpo fresco en verano. Sumergirse en agua templada (que no fría) para rebajar la temperatura corporal. El agua helada es más tentadora cuando el sol aprieta con fuerza, pero el cuerpo reacciona intentando preservar el calor.

Que tu hidrante no sea un problema

¿Sabes que tienes que hidratarte pero no te apetece notar esa sensación en el cuerpo en los días de mucho calor? Los acondicionadores corporales son perfectos para utilizar en verano ya que hidratan en profundidad en la ducha y después se aclaran, dejando una piel nutrida sin sensación pesada. El acondicionador corporal Tingle, repleto de cristales de mentol, deja una sensación fría refrescante incluso mucho después de aplicarse.

Una rutina super refrescante:

Dirty Springwash. Gel de ducha. 16,95€/250gr

Un cosquilleo intenso de cristales de mentol y un fresco aliento de hierbabuena. Mientras la mente y cuerpo se relajan, una brisa herbal de aceite de tomillo recreala sensación de estar al aire libre. Una cascada de frescura se acerca a la ducha.

Magic Crystals. Exfoliante corporal. 13,95€/300gr

El aceite de anís, reconfortante y estimulante, se une a la sal marina fina y a las sales epsom para exfoliar y suavizar la piel; mientras que las infusiones de romero fresco y salvia limpian y tonifican. Al aclararse, la piel nota el efecto refrescante de los cristales de mentol y aceite hierbabuena.

Tingle. Acondicionador corporal. 24,95€/225gr

Un poderoso efecto refrescante gracias a los cristales de mentol y el aceite de pippermint.

Beneficios:

- Los cristales de mentol estimulan la circulación sanguínea y alivian los músculos cansados.

- El aceite orgánico de jojoba tiene una gran afinidad con el sebo natural de la piel, lo que significa que hidratan y nutren en profundidad sin dejar sensación de pesadez.

- La manteca de murumuru nutre y protege la piel, mientras que la refrescante hierbabuena refresca y revitaliza.