Al día

Cómo cuidar los labios con el uso de la mascarilla utilizando el bálsamo original de Dermo-Suavina

Con el uso continuado de la mascarilla han pasado a un segundo plano y han dejado de ser el centro de atención.

¡Hablamos de los labios!, que son sin duda una de las zonas más delicadas del rostro, y de las que más sufre durante los meses más fríos, tanto por el contraste de las bajas temperaturas y la calefacción, como por el uso continuado de la mascarilla.

Los labios se resecan más rápido que cualquier otra parte del cuerpo porque no son capaces de evitar la evaporación de la humedad. Al mismo tiempo hay que destacar que la piel labial carece de glándulas sebáceas, por lo que se irrita con mayor facilidad por efecto de la deshidratación al no contar con la protección del manto hidrolipídico que cubre el resto de nuestro cuerpo. De esta forma se agrietan con facilidad y suelen sentirse resecos y tirantes, y más con el roce continuo de la mascarilla.

Su única fuente de humedad es la saliva, y por eso pueden secarse y agrietarse fácilmente ya que, en exceso en la superficie de los labios, es un agente irritante. Por eso es fundamental llevar siempre a mano un bálsamo labial cuya acción ejerza de capa aislante frente a los factores externos (frío, viento, etc.) como el Bálsamo Original Dermo-Suavina.

Vicente Calduch, director técnico de Laboratorios Calduch, recomienda “exfoliar los labios suavemente con una toalla húmeda una vez a la semana y utilizar el Bálsamo Original Dermo-Suavina al menos dos veces al día: por la mañana tras realizar el ritual de cuidado facial; y por la noche al desmaquillarse, aplicando una cantidad más gruesa a modo de mascarilla, lo cual ayudará a nutrirlos y suavizarlos durante las horas nocturnas, claves para la renovación celular cutánea y para mantener los labios sanos”.

DERMO-SUAVINA Bálsamo Original – PVPR 10 ml: 2,40 €.

El Bálsamo labial Dermo-Suavina Original, de Laboratorios Calduch, fórmula que data del año 1880, está compuesto por una base grasa y un perfume elaborado con aceites esenciales de plantas y frutas mediterráneas 100% de origen natural, como son la naranja, el limón o la mandarina, junto al mentol. Su agradable aroma cítrico y mentolado aporta un efecto de labios suaves y frescos.

Este bálsamo hidratante único ayuda a reparar, hidratar y proteger los labios y mucosas dañados por un exceso de sequedad provocado por procesos gripales, catarrales, rinitis (y el consiguiente uso continuado de pañuelos). Especialmente indicado para reparar los labios ante el frío, el viento y la sequedad. Libre de conservantes y emulsionantes. Producto testado dermatológicamente.

De venta en farmacias y parafarmacias.