Al día

Belleza y vuelta al trabajo: estos son los servicios de belleza más reservados por las españolas y sus nuevos hábitos de consumo


Este nuevo curso viene marcado por el protagonismo de las uñas ante el clásico corte de cabello, y por elegir salones cerca de casa en vez de la oficina.

Si hay algo que parece no cambiar con el fin de las vacaciones de verano es la visita al salón de belleza. Vernos bien ante el espejo es una de las mejores formas de encarar la vuelta al trabajo, y por ello, es uno de los momentos álgidos en el sector en cuanto al volumen de reservas y al gasto. Sin embargo, en este año atípico tan importante es qué se reserva como el cómo, ya que debido al COVID-19 ha habido un gran cambio de hábitos por parte de las personas.

Desde Treatwell, repasamos los tratamientos más demandados entre las mujeres de cara a septiembre, y los cambios en la forma de reservar debido al teletrabajo y a las medidas de higiene.

Los tratamientos más reservados

Las uñas en general acaparan todo el protagonismo en esta vuelta al trabajo: el 41% de las reservas de las españolas para el mes de septiembre está relacionada con esta parte del cuerpo. La manicura es el tratamiento más reservado por las españolas (21%) para su vuelta al trabajo. En segundo lugar está la pedicura (13%), para aprovechar las últimas semanas de calor antes de guardar las sandalias. En ambos casos, los esmaltes de gel son los protagonistas, ya que al contrario que con los esmaltes tradicionales, dejan las uñas perfectas durante dos semanas aproximadamente.

La depilación corporal también está en la lista de prioridades de las españolas, con el 13% de las reservas destinadas a este tipo de servicios. La depilación brasileña integral o estilo Hollywood (4%), que ya fue un éxito en el inicio de verano gracias a ser la más completa de todas sus versiones, se mantiene como la preferida. Le siguen la depilación con cera en las piernas, mientras la depilación láser baja posiciones.

Y si las cejas ya eran una de las partes del rostro que más cuidábamos, con el uso de las mascarillas su protagonismo se ha elevado. Los servicios de depilación y relleno en conjunto alcanzan un 9% de las reservas para la vuelta al trabajo. Destaca especialmente la depilación con cera y con hilo (4% y 3% respectivamente, sobre el total de reservas en general). Como curiosidad, el tinte se impone al microblading.

En cuarto lugar, un clásico de la vuelta al trabajo: los cortes de cabello en conjunto, ya sea para cortar puntas o cambiar de look (7%). Este servicio se ha convertido prácticamente en un ritual postvacacional, no solo para sanear el cabello sino para lucir una imagen renovada y sentirse mejor con una misma. Mientras en verano triunfó el bob clásico, a la altura de la barbilla o ligeramente debajo, para el otoño su versión long triunfará: a la altura de la clavícula, ligeramente desfilado y con el toque de extra de flequillo, es perfecta para los meses de menos calor.

Nuevos hábitos de reserva que han venido para quedarse

Según el informe “El impacto de Covid-19 en el sector de la belleza”, realizado por Treatwell con datos de sus clientes en toda Europa, el COVID-19 ha impulsado la digitalización del sector de la belleza y también un cambio en los hábitos de los consumidores.

Por parte de los salones, podemos esperar que usen más softwares de gestión de reservas, por lo que será cada vez más usual visitar sus agendas online sin tener que llamar y esperar a que el encargado nos diga qué huecos hay. También recibiremos notificaciones que nos recordarán nuestras citas, descuentos, cambios de horarios… “Estas herramientas tienen un beneficio doble: para el personal del salón, permiten gestionar mejor las reservas y los tiempos entre clientes, optimizando los turnos de trabajo; para el cliente, éste puede reservar cualquier día, a cualquier hora, y en cualquier lugar, sin tener que depender de una llamada de teléfono o hacer colas”, explica Gina Solé, del equipo de Communication and Content de Treatwell España. Según los datos de Treatwell, la cantidad de centros que se han registrado en la plataforma para utilizar este tipo de software ha aumentado un 36% respecto al mismo periodo de año anterior.

También hay cambios en la elección del salón y el método de pago. Aunque el 59% de los usuarios afirma que es fiel a su centro habitual, la cercanía del salón influye incluso más que la higiene a la hora de elegir a dónde acudir. En este caso, el teletrabajo ha hecho que ya no se elijan centros cerca de la oficina sino cerca del hogar. Las horas de reserva también han cambiado por este motivo: antes del COVID-19 el 60% de las reservas eran a la hora de la comida (de 12h a 14h), y ahora la hora punta se sitúa a las 10h de la mañana.

A la hora de pagar, los consumidores ya nos hemos habituado al pago contactless e incluso a hacerlo por adelantado, vía web o app. En todos los países consultados, esta tendencia ha venido para quedarse ya que es rápida, segura e higiénica.


www.treatwell.es