Al día

Los agricultores defienden un equilibrio entre la sostenibilidad ambiental, económica y social

Nuestro mundo es, ante todo, un mundo agrícola. Salvo algunas excepciones, las sociedades que pueblan el planeta son una consecuencia directa de la invención de la agricultura. Hoy, la alimentación, el textil o el papel no pueden entenderse sin la agricultura.

Conscientes de su importancia, el Grupo AN ha organizado una jornada por videoconferencia bajo el título Sostenibilidad en la agricultura del presente, con la colaboración de Agrifood Comunicación y enmarcado en el proyecto Annual Food Agenda de EIT Food, en la que distintos expertos han analizado la situación actual en esta materia en nuestro país y en Europa.

La jornada comenzó con la intervención de Maite Muruzábal, directora de la Fundación Grupo AN, quien destacaba “el importante papel de la sostenibilidad en la agricultura del presente y futuro”. Además, se visionó un vídeo de realidad virtual elaborado entre el Grupo AN y la Universidad de Cambridge en el marco de un proyecto europeo, en el que se explica cómo la tecnología puede ser una buena aliada para desarrollar una agricultura comprometida con las generaciones futuras.

El acto fue inaugurado por Esperanza Orellana, directora general de Producciones y Mercados del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que señaló “la importancia de seguir avanzando en nuestros compromisos con la sostenibilidad, ya que el sector agroalimentario se encuentra en el centro de nuestra economía, siendo el más sensible al cambio climático”.

Por otra parte, durante el evento se desarrolló una ponencia bajo el título’ Los retos de la sostenibilidad medioambiental para la agricultura y ganadería europea y española’, que estuvo a cargo de Tomás García-Azcárate, vicedirector del IEGD-CSIC e investigador del CEIGRAM. El experto quiso destacar como “el cambio climático ya está aquí” y calificó como “objetivos voluntaristas y políticos, sin estudio de impacto global ni análisis de factibilidad” los retos de la PAC 2023-2027.

Para finalizar, el experto dijo que “la nueva PAC no puede cumplir las estrategias de ‘Biodiversidad’ y “De la Granja a la Mesa’ porque las metas cada vez son más cambiantes, voluntarias y desconocidas”.

A continuación, se mantuvo una mesa redonda, moderada por Gabriel Trenzado, director de relaciones internacional de Cooperativas Agro-alimentarias de España, en la que se analizaron los retos que afronta el sector agrario a nivel medioambiental en el ámbito de su actividad, el papel de la tecnología como aliada para ser más sostenibles o el compromiso con la sostenibilidad en las generaciones más jóvenes.

Sergio Menéndez, coordinador del grupo de innovación de campo del Grupo AN, calificó a la tecnología como “esencial para el sector de cara al futuro” y para ello “es necesario adecuarnos a las nuevas normativas y exigencias del consumidor, pese a que el Pacto Verde no detalle cómo mantener la producción y rentabilidad económica”. Asimismo, Menéndez, destacó el problema del relevo generacional para asumir inversiones en maquinaria, “aunque los más jóvenes sí que están apostando por ello”.

Otro de los participantes fue Enrique de los Ríos, director general de UnicaGroup. El experto manifestó su temor a que “los europeos hagamos productos sostenibles e importemos no sostenibles”. Del mismo modo, el experto recordó la importancia del agricultor “como eje de sostenibilidad” aunque matizó que “mientras que el consumidor no tenga asumida la importancia que tiene la sostenibilidad es como si el sector no estuviera haciendo nada”. Y es que, en su opinión, es necesario “trabajar en el marketing y la cooperación para meter en la cabeza del consumidor que lo que produce el sector agrícola está bien hecho”.

Por otro lado, Daniel Arrobas, Precisión Ag Technology en John Deere Ibérica, hizo hincapié en que “el sector agrícola está muy castigado por las circunstancias ambientales y la existencia de unos objetivos de la estrategia ‘Del campo a la Mesa’ muy limitados”. Del mismo modo, remarcó que “debe existir un equilibrio en los tres pilares básicos de la sostenibilidad: ambiental, económico y social y la tecnología que existe en la agricultura puede ayudar a conseguir avanzar en este objetivo”.

En general, todos los participantes del coloquio apostaron por el uso de las nuevas tecnologías para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, ayudando a aumentar la productividad y reduciendo posibles daños al sector agrícola.Los expertos concluyeron que el sector debe afrontar estos retos con confianza, pero siempre sabiendo cómo llevar a cabo las buenas prácticas marcadas por las administraciones en materia de sostenibilidad.