Al día

Aceites faciales para combatir el maské

¿Qué es el maskné?

El maskné no es un nombre marketiniano más, es una palabra creada por la combinación de mascarilla y acné, y es el resultado del acné mecánico producido por el roce de las mascarillas, también conocido como acné inflamatorio comedogénico.

¿Cómo se produce?

Por una parte, la fricción creada por la mascarilla crea pequeñas roturas en la piel por las que entran las bacterias, alternando la microbiota cutánea y favoreciendo la aparición de granitos. Por otra parte, la mascarilla produce la oclusión de la piel y las glándulas sebáceas en una zona de la cara compuesta por nariz, mejillas, boca, mentón y cuello que no está acostumbrada a ir tapada y a la que normalmente le da el aire y puede oxigenarse. Al tener la parte inferior del rostro cubierta, se produce menos transpiración y se acumula humedad, vapor y sudor, obstruyendo los poros.

¿Cómo se manifiesta?

- Deshidratación
- Tirantez
- Pérdida de luminosidad
- Irritación
- Aparición de comedones y granitos (externos e internos)

¿Cómo se puede combatir?

Hay que hidratarse mucho la piel, utilizando texturas fluidas que obstruyan lo mínimo la transpiración natural de la misma y empleando productos con propiedades calmantes, antiinflamatorias y antisépticas.

Los aceites faciales, aunque parezca contradictorio, son muy efectivos contra el acné, porque son grandes equilibradores de la piel. Además, la concentración de sus ingredientes hace que sean más hidratantes que algunas cremas e incluso que se conviertan en un regulador del exceso de sebo cutáneo, pero hay que elegirlos bien.

Entre ellos, destacan los Aceites Faciales de Armonía Cosmética Natural, que tienen tacto seco y no son ni grasos ni comedogénicos.

¿En qué consiste la gama de Aceites Faciales de Armonía?

La línea de aceites de Armonía consta de 3 tratamientos naturales destinados a cubrir necesidades específicas de la piel: calman, nutren y aporta luminosidad. Su fórmula, apta para veganos y celíacos, se basa es una combinación de aceites vegetales minuciosamente elegidos y está enriquecida con ingredientes activos que potencian la acción de cada tratamiento.

¿Qué tipos de aceites tiene?

El ACEITE FACIAL CALMANTE, que destaca porque disminuye las rojeces, la irritación y el picor de la piel y tiene un efecto descongestivo y preventivo.Entre sus componentes se encuentran una mezcla de aceites que parecen más propios de nuestra despensa, como el aceite de chía, que es un gran antiinflamatorio natural; el aceite de fruta de la pasión, que regenera la piel; el aceite de soja, con poderes cicatrizantes y el aceite de caléndula entre otros, que calma el picor y la irritación.

El ACEITE FACIAL NUTRITIVO, destaca porque es un antiaging totalmente natural. Entre sus componentes se encuentran una mezcla de aceites hidratantes como el de argán, el de aguacate y el de semillas de girasol con la
Astaxantina, que es diez veces más potente que la vitamina C, catorce veces más potente que la vitamina E y cincuenta y cuatro veces más potente que cualquier otro betacaroteno.

El ACEITE FACIAL ILUMINADOR es un cóctel de principios activos donde la estrella es la Vitamina C de origen vegetal que combate los radicales libres y ayuda a unificar el tono gracias a su poder despigmentante.

PVPR: 13.50 € / unidad

En herbolarios, farmacias y parafarmacias.

www.armoniabio.com