inicioDomingo 4 de diciembre de 2016
 
preparar para imprimir enviar noticia por correo

LA CADENA AGROALIMENTARIA CONSIGUE RECUPERAR UN 4% MÁS DE EXCEDENTES ALIMENTARIOS PARA EL CONSUMO HUMANO

Nuestro país fue el primero de Europa en conseguir un proyecto voluntario de adhesión por el que las principales compañías de la cadena agroalimentaria se comprometían a trabajar juntas para frenar el desperdicio de alimentos que padecen todas las economías desarrolladas.  Tres años después de la puesta en marcha de la iniciativa “La Alimentación no tiene desperdicio”, impulsada por la organización empresarial  AECOC y a la que se sumaron todas las organizaciones que integran a la industria y la distribución española, los datos confirman que se avanza en buena dirección.

Las empresas adheridas a la iniciativa, más de 250 de las principales del país, han conseguido  en el último año recuperar un 4% más de alimentos y redistribuirlos a entidades beneficiarias. Una buena noticia según  todas las organizaciones firmantes  “porque todos los esfuerzos deben encaminarse no sólo a frenar el desperdicio sino a conseguir que más personas tengan acceso a la alimentación gracias a esas acciones”. 

Por ello, el sector, que la  semana pasada se dio cita en el III Punto de Encuentro AECOC contra el Desperdicio Alimentario, celebra que este año se haya conseguido  recuperar  un 32,27%  de   los excedentes  alimentarios  y  redistribuidos  a entidades benéficas -el pasado año el porcentaje recuperado fue del 28,23%-.  A a ese   32%  hay  añadir un 43,65% de excedentes que no pueden donarse puesto que  son aptos para el consumo humano y, por tanto, no pueden considerarse desperdicio.

Estos datos son el resultado del trabajo ininterrumpido que toda la cadena agroalimentaria está realizando, desde finales de 2011, para buscar soluciones conjuntas  a un problema de claro impacto económico, social y medioambiental. 

Y es que el sector es plenamente consciente de que  la situación  que están pasando algunas familias exige un esfuerzo solidario del conjunto de la sociedad y de los agentes empresariales, ya que no resulta aceptable que haya hogares con necesidades alimentarias en una sociedad como la nuestra que es capaz de producir alimentos seguros para toda la población. 

De igual modo, hay que considerar que el desperdicio alimentario representa una ineficiencia para las propias empresas de distribución y de la producción agroalimentaria, ya que no aprovechar bien los recursos, afecta a la rentabilidad de las compañías y  a los  sectores implicados. Además,  la pérdida de competitividad de las empresas supone un claro perjuicio para el conjunto de la economía.

 

Llamada a la colaboración   

Por ello, la cadena agroalimentaria invita a los responsables políticos de todos los partidos a acercarse a la problemática del desperdicio alimentario en España, para lo que  les anima  a profundizar y conocer las distintas experiencias llevadas a cabo en la materia en todos los eslabones de la cadena.   

Asimismo, les recomienda reflexionar sobre las diferencias existentes entre los países y el nivel de compromiso y actividad de sus  empresas  a la hora de extrapolar propuestas y soluciones adoptadas por otras naciones como la recientemente presentada por el parlamento francés. 

Finalmente, la cadena agroalimentaria invita y anima a los ciudadanos a  sumarse a la causa para la prevención del desperdicio y a  colaborar con las iniciativas  empresariales e institucionales  destinadas a este fin; sin olvidar agradecerles  los esfuerzos y contribuciones  que realizan  a través de sus donaciones y de su colaboración en la campaña de la gran recogida, impulsada por la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL).

 



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta:

Att.Cliente 902 010 583
Indisa © 2009. All Rights reserved
Gestor de contenidos
desarrollado por
C2C Soluciones Powered by
SPC v2016 ®
SPC