inicio
Viernes 15 de diciembre de 2017
23/10/2015
preparar para imprimir

Línea Oncology de María D’uol

 
 
    

Cuidado de la piel durante el Tratamiento Oncológico La alternativa cosmética a los corticoides, antihistamínicos o cremas con lidocaína utilizados para reducir los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia en la piel.

5 años de investigación para el desarrollo de una línea cosmética con alta concentración de principios activos naturales; pensada para la prevención, el alivio y reparación de la piel en pacientes inmunodeprimidos por el tratamiento oncológico.

Emulsión, crema, spray, loción, aceite… diferentes texturas para aplicar con generosidad sobre la piel, según las necesidades de cada paciente.

Los efectos de la quimioterapia sobre la piel Tanto las terapias más recientes como la quimioterapia convencional tienen efectos secundarios específicos sobre la piel, el cabello y las uñas, que son vías de eliminación de los tóxicos.

Los efectos dependen del fármaco administrado a cada persona y aunque pocas veces revisten gravedad, a menudo generan molestias tan grandes como para que el paciente desee interrumpir el tratamiento contra el cáncer.

Se trata de:

• Picor en la piel de todo el cuerpo o del cuero cabelludo, dificultando el sueño y el descanso durante la noche, así como aumentando la irritabilidad.

• Granos dolorosos y bultos purulentos en rostro, cuello, región torácica superior o espalda.

• Sensibilidad en la piel del rostro, similar a la quemadura de sol.

• Llagas en nariz, ojos o boca, similares a las aftas.

• Inflamación y enrojecimiento doloroso del tejido alrededor de las uñas, que se vuelven quebradizas y se pueden caer.

• Grietas en la yema de los dedos o en la planta de los pies.

• Caída del cabello.

• Crecimiento aumentado del vello facial.

• Facilidad para los hematomas.

• Sequedad y descamación de la piel.

• Sequedad y comezón en los ojos.

• Manos con piel engrosada, dolorida y a veces, con ampollas que impiden sostener objetos por el dolor producido.

• Piel de los pies engrosada, con eventuales callos en las palmas o en los talones.

 

Los efectos de la radioterapia sobre la piel Es un tratamiento localizado, cuyos efectos secundarios varían en función del área tratada, la dosis total recibida, la dosis aplicada en cada sesión y la respuesta individual de cada persona. Entre ellos, son comunes el cansancio y las reacciones en la piel (radio dermitis), que pueden producirse al margen de la zona donde se aplique:

• Alteraciones cutáneas similares a la de una quemadura solar mientras dura el tratamiento.

El eritema que se produce a las 2 ó 3 semanas, precede a la pigmentación oscura que adquiere la piel en la zona tratada a partir de la cuarta semana.

• Alteraciones más severas como dermitis o epitelitis en zonas de la piel como los pliegues, cuya aparición depende de la susceptibilidad individual.

 

Los efectos secundarios de la quimioterapia y de la radioterapia son muy conocidos por los oncólogos, que durante años han asistido impotentes a la aparición de lesiones sobre la piel, el pelo o el cabello, sin poder hacer mucho más que administrar medicamentos para un limitado alivio del síntoma. Aunque temporales, estos efectos empeoran tanto la calidad de vida de los pacientes, que algunos llegan a plantearse el abandono del tratamiento.

El enrojecimiento, el prurito, las llagas, etc, han estado relegados a un segundo plano hasta que los Laboratorios Maria D’uol, de la mano de María Unceta-Barrenechea Olázar, hizo su gran apuesta por esta Línea Oncológica, formulada y elaborada en España.

María D’uol, presenta María D’uol Oncology, la primera línea cosmética pensada y formulada para prevenir, aliviar y reparar los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia sobre la piel.

 

EL DESARROLLO María D’uol Oncology

Formulada por la propia María Unceta-Barrenechea Olázar, María D’uol Oncology es una gama de 6 productos con la máxima concentración de principios activos naturales y materias primas de primera calidad.

Con una política de precios tan razonable como la del resto de sus 80 referencias hoy presentes en el mercado, es una línea generosa y variada en sus texturas, coherente con el compromiso de María D’uol de lanzar únicamente la fórmula más impecable.

Enfermos y personal sanitario, que con su propia experiencia han contribuido al desarrollo de María D’uol Oncology, son testigos de la pasión y la entrega que María ha puesto en este proyecto íntimamente ligado a su vida personal. 

 

2012 EL BÁLSAMO REPARADOR

“Activos naturales, fórmulas aún más seguras, productos aún más eficaces…”.

Este pensamiento perseguía a María reiteradamente, tras recibir una llamada del Hospital Universitario de Álava (Vitoria) interesándose por sus productos, aquellos que ella misma recomendó 9 meses antes, a una madre que le pidió consejo para paliar los efectos de la quimio en la piel de su hija, recién diagnosticada con un cáncer de mama.

El inesperado interés del personal sanitario, asombrado ante la ausencia de lesiones cutáneas en la paciente, impulsa el interés de María por investigar y encontrar nuevos principios activos, naturales y seguros.

Nace, así, el Bálsamo Reparador de María D’uol Oncology, un cosmético calmante, especialmente pensado para prevenir los efectos secundarios en la piel de los tratamientos contra el cáncer en pacientes inmunodeprimidos.

Una vez registrado en los organismos sanitarios de Europa, el producto se empieza a recomendar y la empresa comienza a recibir testimonios y muestras de agradecimiento firmados por pacientes desde diferentes puntos del país.

 

2013 EL ACEITE REPARADOR

“Una cosa es que te lo cuenten, otra muy diferente vivirlo en primera persona”.

A raíz del cáncer detectado a su madre y, alertada por el especialista sobre el mayor efecto secundario del tratamiento, que iba a ser en la piel, María decide acompañarle, cuidarle y prevenir las lesiones con su Bálsamo Reparador y su Aceite de Pepita de Uva.

“Era nuestro momento –explica la farmacóloga- le acompañé día a día, en el largo proceso de su enfermedad. Es así como empiezo a entender el alcance de los efectos secundarios que se generan tras cada sesión: la inflamación, el calentamiento, las manchas rojas y el picor, que alteran la vida cotidiana y el sueño. La piel de mi madre sin embargo, quedaba perfecta. Al no rascarse ni sentir picor, dormía relajada”.

Aunque la aplicación de su Aceite de Pepita de Uva dio muy buenos resultados, María sintió la necesidad de mejorarlo, complementando sus propiedades. Nace así el Aceite Reparador de María D’uol Oncology, cuya fórmula final es el resultado de tres lípidos combinados: el de Pepita de Uva para la circulación y calambres, el de Eucalipto para la cicatrización y antiséptico y el de Camomila para la inflamación, la rojez y el picor.

“La Camomila –aclara María-, cuyo extracto acuoso es muy conocido y utilizado en tónicos faciales por su efecto calmante, resultó ser especialmente eficaz en aceite, por su rico poder nutritivo para estos pacientes con piel seca y a menudo, agrietada”.

 

2014 LA LOCIÓN REPARADORA

La voz se corre cuando el personal sanitario constata la ausencia de lesión alguna en la piel de su madre y la supervisora de la Unidad de Radioterapia del Hospital Universitario de Álava se interesa por los sorprendentes resultados. Sólo cuando María le explica las investigaciones en curso para la formulación de sus productos, con la pasión y convicción que pone en lo que hace, se inicia un diálogo científico con la doctora, que comparte con ella sus experiencias y sus inquietudes, así como la información y las imágenes, de casos que causan gran impresión a María.

“¡No me enseñes más! La cosmética de María D´uol –le explica- es preventiva, precisamente para evitar todo esto”.

Sin embargo, las fotos de aquellas patologías con cuellos, vulvas e incluso testículos quemados por la radioterapia, no eran fáciles de olvidar.

“Aquí –se dice María- podemos hacer algo. Lo vamos a intentar”.

Siguiendo la recomendación de la especialista respecto a la necesidad de un producto adaptado a una piel quemada, que no se puede frotar ni masajear, el proyecto inicia una nueva fase.

La ausencia de un activo que mejore lo existente dirige la atención de María hacia otra investigación. Mientras comprobaba los efectos de una levadura que genera oxígeno en las células, se topa con el extracto acuoso de la Centella Asiática. Esta planta cicatrizante, sobre la que los tigres se restriegan para curar sus heridas, contiene el principio activo buscado. Gracias a sus propiedades, desarrolla la Loción Reparadora de María D’uol Oncology, cuya aplicación en spray evita la necesidad de masaje. “Es una planta de toda la vida -explica María- con ensayos científicos probados, de su acción antimicrobiana, antiedematosa, regeneradora y cicatrizante, perfecta para tratar las quemaduras”

 

2015 LA BEAUTY CREAM

María llevaba tiempo buscando un activo de excepción para la rosácea, cuando en uno de los mejores centros de estética del norte de España (Getxo), cliente habitual de María D’uol, le pidieron consejo. Necesitaban su opinión para una joven de 17 años con un acné agresivo en cara, cuello y escote, producido por la quimioterapia.

Este caso permite a María conocer un efecto secundario más, para ella aún desconocido, y así comenzar la investigación de una nueva fórmula con la que ofrecer la mejor solución. Meses más tarde, ante la piel perfecta que la paciente presentaba, María fue invitada a divulgar sus conocimientos en el Hospital de Galdakano (Vizcaya) donde la paciente era tratada.

La búsqueda de un excepcional activo calmante seguía su curso hasta que por fin, María identificó tres principios activos que respondían a su exigencia. Así nace la Beauty Cream de María D’uol Oncology, un producto 100% natural, con emulsionante ecocertificado. De gran interés por su poder para reducir la inflamación y el picor, se completa con vitamina F para mantener la hidratación y disminuir la pérdida de agua. “Se trata –asegura María- de la mejor crema que hemos podido formular para la rosácea, la dermatitis atópica y todos los efectos secundarios de la quimioterapia”.

 

La gama de productos

LOCIÓN REPARADORA

Loción ligera y sin olor, que se presenta en spray. Los ingredientes activos seleccionados de la centella asiática que contiene, tienen propiedades modulatorias sobre el desarrollo y el metabolismo del tejido conectivo, por lo que ayuda a mejorar la cicatrización, así como el tono y la elasticidad de las paredes venosas. Altamente reparadora, esta loción que no precisa ser manipulada sobre la piel, resulta muy eficaz en pieles con quemaduras, cicatrices, queloides, úlceras y lesiones cutáneas derivadas del tratamiento oncológico.

PVP: 34,50€ (75 ml)

 

BÁLSAMO REPARADOR

Emulsión nutritiva, de fina textura y agradable olor, que penetra rápidamente en la piel. Por su poder para disminuir el enrojecimiento y aliviar la irritación, es muy adecuado para atenuar los efectos secundarios en la piel de la quimioterapia y la radioterapia. Contiene manteca de Karité, que es hidratante, nutritiva y suavizante, además de protectora, antiirritante y calmante. Posee también, aceite de pepita de uva, cuyos ácidos grasos esenciales desempeñan una fuerte actividad reparadora de la función barrera de la piel. A la elasticidad que éste aporta, se suma la actividad biológica de los polisacáridos contenidos en las hojas de Aloe, que promueven la cicatrización, son antifúngicos e inmunomoduladores. El aceite regenerante de la rosa mosqueta completa la fórmula junto con la alantoína y el filtro solar.

PVP: 33,90€ (300 ml)

 

ACEITE REPARADOR

Es cien por cien natural, se presenta en spray y procura una agradable sensación balsámica sobre la piel, a la que repara y suaviza, protegiéndola de las agresiones medioambientales.

Con propiedades antioxidantes, este aceite alivia el hormigueo en las piernas de los pacientes bajo tratamiento oncológico. Contiene aceite de pepita de uva, cuyos ácidos grasos esenciales dotan de flexibilidad a la piel, previenen las afecciones cutáneas y repara las heridas. Así mismo, está formulado con aceite de manzanilla, cuyos flavonoides y aceites esenciales, desempeñan una importante acción anti-inflamatoria. El tercer componente de la fórmula es el aceite de eucalipto, una de las especies vegetales con mejor actividad antimicrobiana.

PVP: 37,50€ (75 ml)

 

BEAUTY COLOR

BB Cream hidratante y maquillaje de textura fluida, que se aplica con facilidad y aporta una tonalidad natural. Con una concentración de filtros físicos que la hacen adecuada para las pieles más sensibles, esta BB Cream forma una barrera mineral contra las radiaciones UVA, UVB y luz visible. Además, perfecciona la piel, hidrata, minimiza rojeces, disimula imperfecciones y proporciona un aspecto fresco.

Previene la fotosensibilización debida a medicamentos, tiene efecto anti-aging y anti-arrugas.

PVP: 36,90€ (50 ml)

 

CREMA SOLAR SPF 50+

Esta crema de textura ligera y alta protección es ideal para proteger la piel de mujeres, hombres y niños frente al sol. Contiene filtros químicos seleccionados por su inocuidad, que favorecen el tratamiento integral de los daños provocados por las radiaciones UVA y UVB.

PVP: 27,90€ (50 ml)

 

BEAUTY CREAM

Beauty Cream: Esta crema nutritiva con aroma floral y agradable textura, disminuye el enrojecimiento, alivia la irritación y tiene un efecto antiinflamatorio, que conviene incluso, a las pieles con rosácea. A su extracto de Phragmites Kharka, planta acuática que se ha utilizado tradicionalmente para la tos, la fiebre e incluso, el cáncer, se suma el extracto de Poria Cocos, un hongo sólido con actividad inmunológica, anti-tumoral y anti-inflamatoria.

La fórmula contiene así mismo, manteca de karité por su valioso poder hidratante, calmante y protector, así como aceite de pepita de uva, cuyos ácidos grasos restauran la función barrera de la piel. La vitamina F repara la barrera lipídica y protege su función fisiológica, mientras que la proteína derivada de la leche, aporta polipéptidos biológicamente activos que actúan enérgicamente contra la inflamación cutánea, regenerando las pieles sensibles y extremadamente secas.

PVP: 64,50€ (50 ml)

 

La LÍNEA ONCOLOGY de María D’uol se ha ido formulando con un único sentido, una razón de ser: aliviar el sufrimiento de las personas en tratamiento, previniendo y reparando los daños en su piel.

 

María Unceta-Barrenechea Olázar: “Soñar es el primer paso para alcanzar tus metas”

En sus juegos infantiles, ella era siempre la profesora de la clase. María Unceta-Barrenechea, nacida en Bilbao hace 50 años, sigue impartiéndolas hoy para formar a los profesionales de las 60 clínicas y los 600 centros estéticos en España, que confían en la eficacia de sus fórmulas magistrales. La suya, es una historia donde los juegos se convirtieron en la vida misma y los sueños, en la realidad actual de María D’uol, marca de alta cosmética con más de 80 referencias. Tesón, pasión y muchísimo trabajo, pero también, la firme convicción de tener la mejor fórmula posible entre las manos, son las únicas armas que esta vasca residente en Vitoria, esgrimió para crecer peldaño a peldaño, combatir las dificultades y abrir todas y cada una de las puertas a las que llamó con sus propios nudillos.

 

María, la alquimista

Con su propio patrimonio, su perseverancia y los recursos generados durante 20 años de actividad, María Unceta-Barrenechea levantó los Laboratorios Marunca de su propiedad, donde continúa formulando sus cosméticos, tal y como hizo en sus inicios, cuando prestaba ayuda desinteresada a una farmacia de Vitoria en vacaciones y, a cambio, le permitían crear sus propias fórmulas. Algunas acabaron en la basura pero otras, como su crema anticelulítica a base de cafeína, ruscus y otros extractos vegetales de comprobada eficacia, se las quitaron de las manos. A pesar de los envases de botica, llegaron las repeticiones y con ellas, cobró forma la idea de sacar una marca propia de cosmética con materia prima de primera calidad, alta concentración de activos y precio razonable. “Cuando colaboraba con la cátedra de galénica y de farmacognosia de la Complutense en Madrid, me familiaricé con el uso de las plantas.

Pensé –explica- que si eran tan buenas como para hacer medicamentos, también tenían que serlo para los cosméticos.

Celulitis, arrugas, estrías… Me pregunté por qué las cremas no funcionaban y decidí hacer una línea con esas propiedades.”

 

María, la pionera

Tras realizar varios cursos sobre dermatología y cosmetología en el Clínico de Madrid, María tuvo un accidente que cambió el curso de su vida, destinada en principio, a regentar la farmacia que sus padres le pusieron en bandeja. En lugar de optar por un futuro seguro y previsible, aterrizó en Barcelona con su flamante título de Farmacia bajo el brazo y fue en una empresa de la Ciudad Condal, donde realizó su primera línea cosmética. Cuando volvió a Vitoria en 1990, contaba con los conocimientos técnicos necesarios como para diseñar un plan de negocio, que fue tutelado por su padre.

Gestionados los permisos y en un primer local de alquiler, María realizó sus primeras fórmulas, algunas de ellas tan buenas, que continúan vigentes en el mercado desde aquel famoso 1992. “Comercializar una marca en el País Vasco, donde había industria metalúrgica o fundiciones, pero no contaba con tradición cosmética, no era una credencial. Tener que realizar producciones pequeñas, tampoco ayudaba. Pero yo quería montar el laboratorio en mi ciudad. Me siento muy orgullosa que en mis productos ponga Vitoria y ponga Spain. Cada uno hacemos patria a nuestra manera.”

 

María, la emprendedora

Ni siquiera dejó de trabajar el día que nació su primer hijo. Durante los primeros años, María fabricaba, envasaba, embalaba y vendía, tarea a la que dedicaba todos los martes, tras dejar a los niños en el colegio. Ni jaquecas, ni embarazos interrumpieron sus visitas puntuales a clientes convencidos y a nuevas aperturas. Ni los chaparrones que la sorprendían, destrozando sus tacones de joven juiciosa y educada, lograron cercenar la fe ciega en sus productos. Sorteando las incidencias cotidianas de una madre con dos hijos por entonces y sin vacaciones para recordar, su empresa creció, amplió el equipo y aterrizó en un nuevo local, que abrió sus puertas en el 2012 con sus nuevos laboratorios. Entre tanto, María había introducido la rosa mosqueta de Chile en España y había lanzado la primera BB Cream del mercado, que vio la luz en el 2003, buscando un remedio para sus propias manchas y un truco galénico que contrarrestara el testigo blanco de una protección con SPF 50. Las leyes de mercado nunca sustituyeron su experiencia como usuaria, ni su permanente contacto con las mujeres como formadora, que han sido siempre bases de la intuición que rige sus certeros lanzamientos.

“Lo que me abrió las puertas fue contar con productos que no tenía nadie, como el concentrado de hialurónico que sacamos en el 2007 por las necesidades crecientes de mi propia piel, a medida que han pasado los años.

Creo que en mi marca se nota que hay una mujer detrás de las fórmulas. Nuestra reafirmante de pecho por ejemplo, te la pones sin que se quede pegada a la ropa y ésta, es una experiencia que un hombre no tiene.”

 

María, la empresaria

La frenética actividad de los Laboratorios Marunca en la actualidad, abarca el desarrollo, los ensayos, la fabricación y la comercialización de las novedades que se lanzan cada año. A diferencia de la mayoría, con cosméticos fabricados por terceros, María D’uol cuenta con instalaciones y recursos propios que permiten la investigación, la innovación y la producción de productos controlados desde principio hasta el fin. Nada se escapa al ojo de María, en cuya agenda se reservan lunes y viernes para investigar, fines de semana para estudiar y el resto para desarrollar sus antenas a pie de calle.

Creadora del primer laboratorio cosmético alavés, ha sido reconocida con el Premio Ampea a la Empresaria Revelación y el premio Anome 2012 y 2013 a la Trayectoria Empresarial. “Aún recuerdo el día que, estando embarazada, llegaron los primeros 14 palés y el camionero preguntó por el mozo para descargarlos. Yo soy la única moza –le dije- y ésto es lo que hay.”

 

La línea cosmética María D’uol

EL NOMBRE

Sus propios apellidos conforman el vocablo inventado que da nombre a la marca y que rinde tributo al apoyo familiar recibido por María Unceta-Barrenechea en estos 22 años. La marca en la actualidad, está sobradamente implantada en 60 clínicas y 600 centros estéticos repartidos por toda la geografía española.

-“Se comercializa a través del profesional –explica María- porque hace falta un diagnóstico, no una balda de comercio más o menos expuesta. Aún hoy, la mayoría de las mujeres a las que atiendo, con o sin poder adquisitivo, no saben qué necesita su piel ni para qué sirve el producto que se aplican a diario.”

LA GAMA

Materias primas de primera calidad, alta concentración de principios activos y precio asequible son los pilares de la filosofía que respalda el desarrollo de cada uno de sus productos, un total de 80 hasta la fecha, que se dividen entre los de uso profesional y los de venta al público.

-“Un cosmético caro se aplica con cuenta gotas, mermando su eficacia. Por eso –asegura María- yo quería que el mío se aplicara en abundancia. De ahí su precio, al que hemos podido llegar prescindiendo del packaging y del retractilado. Lo esencial está dentro y altamente concentrado; con la información fuera, grabada en el propio envase.”

LAS TEXTURAS

Sometidas a test clínicos de seguridad y eficacia como el de Control Dermatológico, Sensibilización Cutánea (HRIPT), Patch Test, Challenge Test o de Compatibilidad Envase-Producto, las fórmulas de María D’uol poseen texturas “ready-to-wear”, que facilitan la vida de la mujer, facilitan la vestimenta inmediata y resultan tan placenteras como para echar de menos su aplicación.

-“Desde el principio, María D’uol se tenía que adaptar a la mujer y no al revés. Nosotras –continúa María necesitamos que el cosmético te haga sonreír. Ahora se pueden formular cosas preciosas porque tenemos una posibilidad infinita de texturas. ¡Puedes hasta gelificar un aceite! Pero hay que ponerle mimo. No hay quien se dé un Argán por ejemplo, si no está tratado. Yo creo que la cosmética debe llevarte al cielo porque si no, no te la aplicas.”

LAS NOVEDADES

La política de lanzamientos no sólo responde a la experiencia personal de María Unceta-Barrenechea.

Muchos de ellos, surgen de la ayuda que ella misma presta a las personas que le piden consejo y que a diario se ponen en contacto con ella. Es el caso de su Línea Oncológica, calurosamente aplaudida por el Hospital Universitario Araba Sede Txagorritxu de Vitoria-Gasteiz para paliar los efectos cutáneos de la quimioterapia y la radioterapia. Única en el mercado, nació por una madre que le pidió ayuda para su hija con cáncer de mama.

“A diario recibimos consultas de personas que nos piden consejo sobre productos que se adecúen a su tipo de piel y eso, nos da pie al desarrollo de nuevas formulaciones y nuevos proyectos. Preparo un protocolo y a partir de ahí, me pongo en marcha.”

 



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: