inicio
Sábado 16 de diciembre de 2017
29/08/2016
preparar para imprimir

LA VENDIMIA EN BODEGAS CARTEMA

 

El viñedo se abre a los enoturistas que deseen conocer in situ el proceso

Selección manual de los racimos, exhaustivo control de la calidad y producción limitada son las claves de la vendimia en Bodegas Cartema. En las semanas previas al inicio de la vendimia la actividad se intensifica en el viñedo propiedad de la Bodega, que abarca 2,5 hectáreas en Santa Cruz del Retamar (Toledo). Así ha sido desde la primera cosecha, en el año 2005, que dio lugar a la introducción en el mercado unos vinos de marcada calidad y con personalidad propia.

Hace algún tiempo que Bodegas Cartema decidió abrirse al enoturismo y contribuir con ello a la divulgación y mayor conocimiento de los buenos vinos que se producen al amparo de la D.O. Méntrida. Los amantes del vino son bien recibidos en esta casa toledana, también en tiempo de vendimia. Ésta se realiza en dos fases: en torno al 20 de agosto se vendimian las variedades blancas, la Sauvignon Blanc y la Moscatel Petit Grains; más adelante, cuando las altas temperaturas diurnas del pleno verano han permitido la maduración óptima de las uvas tintas, entre el 15 y el 20 de septiembre, es el momento de vendimiar las cepas de Tempranillo, Syrah y Cabernet Sauvignon. Del ensamblaje de estas tres variedades nacen los vinos más emblemáticos de Cartema.

Carmelo Hernández, fundador de Bodegas Cartema, subraya la realización manual de la vendimia, el mimo con que cepa a cepa se recoge la uva. Los racimos se cortan con tijera, realizando una primera selección en la propia cepa. Para preservar la calidad del fruto, el proceso es ágil y se lleva a cabo a primera hora de la mañana, de modo que en el menor tiempo posible la uva se recepcione en bodega sin sobrepasar los 20 ºC de temperatura.

A continuación se procede a la molturación del grano. El mosto resultante pasa a los depósitos de acero inoxidable, donde comienza la fermentación alcohólica a la temperatura indicada por el enólogo, Daniel Orusco. La supervisión es diaria y estricta. Seis meses después los caldos continúan su proceso de maduración en la sala de barricas, reposando en barriles de roble francés y americano. Los Crianzas pasarán en contacto con la madera otros 12 meses y los Crianzas 24 meses.

La atención a la calidad es el objetivo prioritario de todo el equipo de Bodegas Cartema. Es condición para competir en un mercado tan exigente como el actual. En este sentido, el viticultor toledano opta por producciones limitadas que aseguren un nivel sostenido de calidad cosecha tras cosecha. De la cosecha 2016 saldrán para su venta al público unas 5.000 botellas de Tinto y entre 2.500 y 3.000 de Blanco.

 

Para visitar Bodegas Cartema y conocer in situ los pormenores de la vendimia es necesario ponerse previamente en contacto a través de la propia web (www.cartema.es) y concertar una fecha. Los visitantes tienen la posibilidad de adquirir vino en la propia bodega o suscribirse a su Club de Vinos, de reciente creación, y recibir los pedidos cómodamente en su casa.

Síguenos en nuestras redes sociales:

https://www.facebook.com/BodegasCartema

https://www.instagram.com/bodegascartema/

http://twitter.com/BodegasCartema



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: