inicio
Lunes 11 de diciembre de 2017
02/06/2016
preparar para imprimir

Cómo lucir una piel radiante este verano

 
 

SECRETOS Y CONSEJOS NATURALES PARA CONSEGUIR UNA PIEL RADIANTE ESTE VERANO

 
 
 
 
 

 
 
 

Lucir una piel bonita, radiante e hidratada empieza por llevar una alimentación sana seguida de cuidados con productos naturales. Como decía Hipócrates: "Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina".

Con la llegada del verano y la exposición al sol es necesario incorporar nuevos hábitos que abarcan el antes, durante y después. A continuación, se señalarán una serie de consejos 100% naturales para cada una de estas fases.

Antes…
Necesitamos mantener una alimentación adecuada que nos asegure que nuestra piel va a estar nutrida e hidratada para lucir un moreno sano y duradero. Para ello tenemos que incorporar alimentos antioxidantes de origen animal y vegetal con propiedades fotoprotectoras que absorban y neutralicen los radicales libres. Pueden ser los ácidos grasos, que impiden la sequedad, y que encontramos en las semillas de linaza, chia o los huevos y reses ecológicas; la fibra, que depura la piel, y adquirimos a través de todo tipo de verduras y frutas de temporada; la proteína, el principal constituyente de la piel, que se halla en el pollo, la leche, los huevos, las nueces o semillas; la Vitamina A que juega un papel importante en el proceso de renovación de la piel y podemos tomarla en boniatos, zanahorias, calabazas o lechuga; la Vitamina C que ayuda a la formación de colágeno y podemos ingerirla por medios de cítricos, tomates o brócoli; y por último, el zinc, que encontramos en el trigo, cacahuetes o semillas de calabaza, ya que renueva la capa epidérmica.

Los alimentos que nos ayudarán a tener la piel hidratada son: aguacate, aceite de oliva, frutas de temporada como el melón o melocotón; verduras como la zanahoria, remolacha, coles; frutos secos como nueces que proveen grasas buenas y proteína; y por último, todo tipo de bebidas, no azucaradas, como té, agua o batidos. 

El cuidado externo de nuestra piel, en esta etapa, incluye la realización de peelings suaves una vez a la semana, por lo menos un mes antes de la exposición solar. De este modo, nos liberamos de todas las células muertas y del engrosamiento cutáneo debido a las fricciones de la ropa invernal. 
A continuación, la piel necesita ser hidratada. Un modo perfecto para hacerlo es mediante cremas y aceites como la manteca de karité, aceite de almendras dulces, aceite de argán, crema de granada o el aceite de coco. Lo podemos complementar con un buen gel o crema de ducha de rosa mosqueta, caléndula o jojoba.

Siguiendo estos cuidados, nuestra piel ya está lista para ir a tomar el sol.

Durante…
En Bio c’ Bon, además de encontrar producto fresco, también se puede adquirir todo tipo de cosmética natural, entre ellos cremas solares. La principal característica de una crema bio es que contiene filtros solares minerales, que a diferencia de los filtros sintéticos obtenidos en un laboratorio que usan el resto de cremas solares, no penetran en la piel, sino que forman una barrera sobre la misma que refleja los rayos del sol. Por esta razón, estas cremas no son irritantes, ni sensibilizantes y no contienen ni siliconas, ni perfumes. 

Antes de ir a la playa, entre 15 y 20 minutos, debemos aplicar nuestra crema solar con un factor acorde a nuestro tipo de piel. Podemos averiguar qué FPS es el adecuado mediante esta pregunta: ¿Cuánto tiempo tardo en ponerme rojo al sol sin usar crema solar?. En cuanto respondamos a la pregunta sabremos cuál es nuestra crema ideal. Usaremos mayor filtro a menor tiempo en aparecer la rojez. Las pieles claras suelen tardar en quemarse entre 3 y 5 minutos, las menos sensibles 10 minutos aproximadamente, mientras que las pieles oscuras tardan hasta 40 minutos. La recomendación es usar siempre un factor mayor de 30 y reponerla cada hora u hora y media.

No hay que olvidar seguir hidratando nuestra piel, también en esta fase, con los consejos descritos anteriormente.

Después…
Siempre es importante, después de estar en la playa o piscina, limpiar nuestra piel de restos de cloro o sal. Para ello usaremos geles y cremas de ducha nutrientes e hidratantes a base de caléndula, rosa, jojoba o aloe vera.

El cabello es otra de las partes de nuestro cuerpo que más sufren la exposición al sol. Para cuidarlo usaremos un champú rico en biotina para regenerar nuestra fibra capilar, seguido de una buena mascarilla de avena y jojoba. También es aconsejable usar aceite de argán, rosa, macadamia o almendras.

La hidratación sigue siendo importante en esta fase, pero en esta ocasión utilizaremos una crema calmante a base de lavanda, caléndula o aloe vera.

Siguiendo estos consejos naturales, nuestra piel lucirá radiante este verano.



Sobre Bio C’ Bon
Nace en París en septiembre de 2008 con el objetivo de hacer accesible el consumo de productos biológicos a través de precios competitivos, la proximidad y el asesoramiento personalizado. Cuenta con supermercados en Francia, Bélgica, Italia y España, superando los 100 establecimientos a finales de 2015.

 
 
 



BUSCAR EN ESTA SECCIÓN
Introduzca unas palabras para realizar la búsqueda en la sección "Al día". Si lo desea puede limitar los resultados por periodos de tiempo.
Desde:
Hasta: